13 de julio de 2015

Continue? YES/NO


El cáncer se ha llevado a otro más de mis héroes. No ha sido uno de esos héroes a los que le veía la cara y les escuchaba hablar en la televisión o en el cine. Ha sido uno de esos héroes que me han proporcionado una infancia feliz y entretenida, llena de aventuras y todo ello sin yo saberlo.


Al que se atreva a menospreciar a los videojuegos como arte no tengo mucho que decirle. No creo que le lleguen las palabras. Me he pasado la vida escuchando cosas como que los videojuegos solo matan el tiempo, que lo bueno está en la imaginación, como si no hubiera más plataformas de desarrollo en la mente de un niño y, por supuesto, sufriendo los terribles toques de queda videojueguiles por parte de mis padres. Reconozco la valía de un sin fin de formas de arte (o de entretenimiento, que es lo que es todo en su esencia) y por muy poco que sea capaz de sacar de ello, no menosprecio nada.


Afortunadamente nací en una generación que ya se podía empezar a considerar "criada bajo máquinas", con toda la alienación que trae tras de sí por parte de generaciones que no lo fueron. Estoy seguro de que las generaciones que se criaron sin poder disfrutar de un coche familiar se echaron las manos a la cabeza cuando veían a todo el mundo ir en su coche a todas partes. Estoy seguro que lanzarían todo tipo de frases condescendientes sobre el poco valor que le va a dar todo el mundo al tener que ir andando de un sitio a otro, suponiendo un terrible detrimento de sus almas. Lo mismo cuando se inventó la radio, la electricidad, la televisión, los móviles...Se llama progreso, superad el miedo a las máquinas y las nuevas formas de socializar que ello conlleva.



Dejando de lado un poco el desahogo que debe sufrir un gamer a lo largo de su vida cuando comenta sus aficiones, quisiera nombrar un poco a las criaturas que me hicieron tan feliz. Me hicieron feliz exactamente desde que me compré la gameboy antigua que no tenía ni color, hasta hoy.


El señor Iwata ha sido el presidente de Nintendo desde el 2002. Previamente fue uno de sus programadores más prolíficos y uno de los grandes desarrolladores de las sagas más famosas. Ha estado con la empresa a las duras y a las maduras, cosechando más éxitos que fracasos gracias al portento que supone tenerle como presidente. Quizá haya decaído un poco más esta empresa ahora que la guerra de los videojuegos es terriblemente fiera, pero NADIE queda sin conocer a los clásicos de Nintendo.


Yo de pequeño era exclusivamente de Gameboy, la primera Playstation me la compré con 12 años, así que desde los 7 hasta los 12 todo lo que consumía eran creaciones del grupo de trabajo de Iwata. Mis primeros vicios fueron con el juego de Super Mario, no recuerdo qué número. Me sabía cada una de las pantallas de memoria, junto con los trucos para llegar a todas ellas.


Si bien los orígenes de Nintendo no se deben a él, sino a muchos otros que pavimentaron el camino para su llegada, no puedo dejar de sentir nostalgia. Responsable directo o no de los juegos, él ha sido una de sus caras. Desde Donkey Kong hasta Kirby's Dreamland, desde Banjo-Kazooie hasta Yoshi's Story. Todos han pasado por mis manos, y eso que tampoco tuve Nintendo 64, pero todos mis amigos tenían y las visitas eran frecuentes.


Quizá el juego que más me ha obsesionado, y sigue haciéndolo a día de hoy, es el de Pokemon. No solo por el juego, sino por la fiebre que vivió mi generación. Las películas, las cartas, el merchandising, los secretos, los infinitos Pokemon a capturar. Aquello daba juego para horas y horas de alegría, colores y felicidad. Es más, me sé el nombre de todos los más de 700 Pokemon que hay. Me aprenderé los nombres de los próximos 100 o así que saquen y me moriré sabiéndomelos todos.


Me despido con la intro de uno de los Super Smash Bros., no el mejor (nada superará a los juegos de la 64), pero sí el que tiene la canción más épica, para el programador más épico de Nintendo.




10 comentarios:

  1. Ainssss, si eres todo un yogurín: ¡de la generación Pokemon!

    En sus tiempos, recuerdo que me tuve que tragar algún capítulo con mis sobrino mayor, luego todos los canijos estaban encantados con su tío, que hacía el ganso con ellos y se sabía los nombres de los bichejos esos. ¡Pero no de los 700, sólo de los más televisivos! Y, vamos, no me digas que Charmander no era la mar de achuchable. Lo que hay que hacer por los sobrinos.

    Las maquinitas de videojuegos, sin embargo, nunca me han atraído especialmente, qué cosas. Inevitablemente, sí he jugado alguna vez que otra con alguna de los enanos, a fútbol, hockey sobre hielo o carreras de coches, pero por las risas con los críos, no more. Uy, ahora que me acuerdo, también me he dejado la voz chillando y poniendo voces con el Singstar... preocupante...

    ResponderEliminar
  2. Mi única Nintendo fue una Game & Watch que me ha dado horas y horas de entretenimiento:

    https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/d/d9/Nintendo_Donkey_Kong_Game_and_Watch.png

    D.E.P.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yeaaaah los juegos game & watch rulean. En los extras de uno de mis juegos de game boy tenían a todos esos juegos viejunos y la verdad es que solo por eso merece la pena tenerlo.

      Eliminar
  3. Muy a favor de perder el miedo a las maquinas, incluso deberíamos respetarlas un poco más... Yo sin mi IPad no podría vivir, él me proporciona muchas más horas de felicidad que cualquier ser humano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que luego los mentecatos te dicen de forma condescendiente que ya no sabemos vivir sin nuestros móviles. Como si ellos supieran vivir sin su coche. Acabarán siendo objetos cotidianos todos ellos.

      Eliminar
  4. Creo que somos de la misma generación... porque también estoy obsesionada con Pokemon (aún sigo comprando cada juego nuevo que sale y me gusta ir jugando una y otra vez a todos).

    Una triste pérdida.

    ResponderEliminar
  5. Es algo lamentable su perdida y la verdad es parte del problema que aqueja al japón. La reciente envejecimiento de la población japonesa pone en jaque el desarrollo e inovacion japones. Japón nos lleno de inovaión y nos hizo soñar sim embargo para el Japón seguir este paso es algo que tendremos que ver con el tiempo y como soluciona su problama.
    Yo amo pokemon, kirby, mario, creo a pesar de que no fui un gran jugador japon nos hizo soñar.
    No por nada siempre soñe con hablar japones.
    Te mando un abrazo enorme. :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ponte las pilas y sustitúyele tu! Estoy a tope con mi japonés ahora.

      Eliminar